top of page
Buscar
  • Foto del escritorkeisyvarelaseas

"Para tu cuerpo un médico... ¿y para tu mente una red social?"

Si has tenido en alguna ocasión un padecimiento constante a nivel físico, persistente y que está deteriorando tu salud, sabrás que lo más recomendable es asistir a un médico, un profesional en el área en la que experimentás molestia.


Es interesante que esta sea la lógica para la salud física, pero no así para la salud mental.


Escucho a tantas personas decir “hace tiempo que sé que necesito ayuda profesional” pero por diferentes razones no se han acercado a buscar un espacio de trabajo en sus pensamientos y emociones.


Buscan la “estabilidad” que han perdido en redes sociales, en libros, en conversaciones sin profundidad, en hábitos vacíos, etc, etc, etc.


¿Por qué frente a un padecimiento de tu cuerpo buscás a un médico y para un malestar en tu mente te basta una red social?


Algunos de los argumentos que he escuchado para no acudir con un profesional en salud mental son:


se me va a pasar solo”: existen padecimientos a nivel de nuestra salud mental y emocional que, si no se trabajan a tiempo, no se van a quedar igual, ni se van a desaparecer solos, sino al contrario, van a aumentar en intensidad y complejidad.


no tengo las condiciones económicas”: invertir en tu salud mental debería de ser una prioridad. Conozco personas que dicen no tener dinero para pagar su psicoterapia, pero si gastan dinero en muchísimas otras cosas que no les traen los resultados que esperan: tienen dinero para comprar pastillas naturales para la ansiedad, tomar relajantes musculares para la contractura en la espalda debido a la tensión, para pagar diferentes aplicaciones móviles con las cuales gastar el tiempo porque no puede estar solas sin hacer nada y en una pausa, porque les molesta demasiado como son, etc, etc, etc.

Existen centros de atención y clínicas que dan atención a bajo costo, pero aún así, es un tema de prioridades.


la psicología no sirve para nada”: la psicología es una ciencia que durante muchísimos años ha estudiado los procesos mentales, que son realmente complejos. Una de las principales recomendaciones es que podás llevar un proceso con un profesional que esté autorizado a ejercer y llevar a cabo procesos de este tipo. Probablemente si empezás un “proceso” con alguien que no esté capacitado para eso, no tendrás la mejor experiencia. Después de eso, comprometete con tu proceso y recuerda que es eso: un proceso.

Los cambios no vienen de la noche a la mañana.


mi familia no apoya cosas como estas”: no asistir con un profesional en psicología por temor a qué van a decir o pensar las personas alrededor, es algo común. Sin embargo, lo que debés valorar es que el precio que estás pagando en tu salud mental, por complacer la opinión popular, probablemente sea alto.

Por cierto, en un proceso también construirás herramientas para lidiar con la diferencia de opiniones de personas cercanas, para que no pongás en riesgo tu estabilidad por una diferencia de criterios.


ir al psicólogo es para los locos”: absolutamente todas las personas en algún punto de su vida, han lidiado con temas en sus emociones, es casi imposible que alguien asegure que ha estado en una estabilidad constante y sin traspiés (aunque sean pequeños), por lo tanto, buscar un espacio de trabajo con el profesional especializado en esa área, no debería ser algo que esté estigmatizado.

Ir al psicólogo” más bien es de gente responsable.


Si sabés que necesitás un espacio de trabajo para vos, para tus emociones y para tus pensamientos, no lo postergués más, el costo de hacerlo puede ser alto.



Keisy Varela Seas

Junio, 2021

Comments


bottom of page