top of page
Buscar
  • Foto del escritorkeisyvarelaseas

ESPACIOS SEGUROS

Vivimos en una época en la que los espacios para compartir información abundan, me atrevería a decir que es absurda la cantidad de medios con los que contamos para expresar ideas, pensamientos, para entablar interacciones con otros; son tantos los espacios que pueden llegar a abrumar, tanto que muchos deciden aislarse.


(Y es interesante que, en medio de esa avalancha de medios de conexión, cada vez más a más y más personas se sienten solas, aisladas, no siendo ni sintiéndose parte de nada)


Sin embargo, es necesario que nos detengamos a pensar en el hecho de que, a pesar de la cantidad de espacios disponibles, en ocasiones ninguno de esos espacios representa seguridad.


¿Cuáles son tus espacios seguros para compartir información?

Y con esto no me refiero a la seguridad cibernética o a la seguridad de tus contraseñas, sino a un tipo de seguridad que es aún más importante, la seguridad afectiva.


¿Con cuántos espacios contás que te puedan garantizar seguridad afectiva?

Te invito a tomar un momento para pensar en esas personas que representan un lugar seguro para vos, esas personas con las que podrías compartir cualquier información y sabés que no serás juzgad@, señalad@, sino más bien apoyad@ y comprendid@. No todas las personas representan lugares seguros, no importa cuantos años tengas de conocerle, si tienen parentesco o no, o si les has considerado cercanas por algún tiempo. Es necesario evaluar y filtrar.


Muchas personas, al no contar con este tipo de espacios seguros recurren a las redes sociales, por ejemplo, para plasmar ahí mensajes que están totalmente relacionados con necesidades afectivas / emocionales. Cada quien es libre de decidir si recurre a una red social para exponer sus problemas o necesidades afectivas, pero lo que es claro, es que, si alguien decide hacerlo así, lo que no será una opción es hacerse cargo de las consecuencias que eso conlleva.


Guardar la privacidad de algunas cosas de nuestra vida es vital para nuestra estabilidad mental y emocional, no todo debería ser compartido, expuesto, mostrado…


Un filtro que considero importante para decidir qué querés hacer de conocimiento público y qué no, es que pensés en la intención que tenés al hacerlo “¿Qué quiero lograr con esta publicación?” sería una buena pregunta para hacerte.


¿Cómo saber si un espacio determinado te está aportando seguridad afectiva?

Quizá te sea útil pensar en lo que te genera compartir información íntima allí, sueños, luchas, anhelos, disgustos, ilusiones, opiniones. ¿cómo te sentís al hacerlo? ¿qué clase de respuesta recibís? ¿es una decisión tuya compartir información allí o te sentís obligad@?

Te invito a hacer el ejercicio con las personas cercanas a tu vida en este momento.


Si considerás que no contás con espacios que te garanticen seguridad afectiva, podes trabajar para construirlos: invertir en relaciones (invertir de mi tiempo y energía en el interés por otras personas), pertenecer a grupos en los que comparta algún pasatiempo o afinidad; un espacio de terapia también es una opción y tu espacio de terapia siempre, debería ser un lugar seguro para vos, sin excepción.


La propuesta no es tanto a que busqués espacios seguros, más que buscar y pensar en encontrar algo “listo”, la invitación es a construir, ya que todos tenemos la necesidad de contar con espacios que nos brinden seguridad afectiva; no tenerlos puede exponerte a algunos riesgos para tu estabilidad emocional.

Keisy Varela, Noviembre 2021





Comentários


bottom of page